Hibernación de las tortugas: la guía definitiva 2021

Si tienes una tortuguita como mascota y quieres conocer todo sobre el proceso de hibernación de las tortugas te encuentras en el lugar indicado

las-tortugas-hibernan

¿Cuándo hibernan las tortugas? ¿Durante cuánto tiempo?

Si tienes una tortuga como mascota por primera vez esta es la pregunta más común que te viene a la cabeza.

Las tortugas hibernan durante los meses más fríos, normalmente desde octubre hasta marzo. Pero hay excepciones, ya que algunas especies no hibernan.

¿Cuáles tortugas hibernan?

Especies de tortuga que hibernan:

  • Tortugas rusas
  • Tortugas del desierto americanas
  • Tortugas cajas
  • Tortugas moteadas
  • Tortugas del bosque
  • Tortugas de Florida

Por otro lado tenemos especies que no hibernan como las siguientes:

  • Tortuga de patas rojas
  • Tortuga de patas amarillas
  • Tortuga elongada
  • Tortuga dragón

¿Cómo hibernan las tortugas?

Las tortugas normalmente comienzan la hibernación al principio del otoño. El aire más frío hace que su metabolismo se ralentice, limitando la cantidad de alimento y oxígeno que necesitan.

Cuando hace calor el corazón de la tortuga late unas 40 veces por minuto. En cambio durante el invierno solo late una vez cada 10 minutos.

Las tortugas de tierra hibernan bajo el barro, hojas o madrigueras. Durante el invierno el suelo frío lo cual ayuda a reducir el metabolismo de la tortuga. También proporciona aislamiento, y así evita congelarse.

Las tortugas pueden sobrevivir durante meses a temperaturas cercanas al punto de congelación. Sin embargo, necesitan prevenir la acumulación de ácido láctico en sus pulmones. La ralentización del metabolismo ayuda a disminuir la producción de ácido láctico.

¿Cómo hibernan las tortugas terrestres?

Hay tortugas de tierra que no hibernan, como las Tortugas Leopardo que habitan en África central. Son zonas muy cálidas así que no hibernan porque no lo necesitan.

Por otro lado, las que provienen de climas fríos durante el invierno se entierran para no padecer el frío que hay en la superficie del planeta.

Si nos encontramos en un país con un clima templado nos puede resultar cómodo que la tortuga hiberne, ya que así duerme desde octubre hasta marzo y ya no tenemos que preocuparnos.

Pero hay situaciones en las cuales no es recomendable que la tortuga hiberne, especialmente si está enferma o su hábitat natural es un país con temperaturas cálidas.

Es aconsejable llevar a la tortuga al veterinario en septiembre, ya que así nos aseguramos de que está sana puede hibernar sin ningún problema. Si tiene los ojos brillantes, no presenta mocos ni secreciones esto quiere decir que se encuentra en buen estado de salud general.

Puedes usar una balanza digital de cocina (Ver en Amazon) para controlar su peso una vez al mes, ya que no debería perder más de un 1%.

Por ejemplo si tu tortuga pesa 700 gramos puede perder como máximo 7 gramos cada mes mientras se encuentra en estado de hibernación.

Si dejas que tu tortuga enferma hiberne lo más probable es que cuando despierte en primavera los síntomas se agraven y tenga infecciones. Por eso es vital que tu tortuga esté sana antes de empezar este proceso.

El proceso de hibernación les baja las defensas y por lo tanto es más vulnerable a los microbios que puede haber en el ambiente.

Lo que tenemos que tener siempre en cuenta es que la tortuga tenga las mucosas oculares bien y que tenga un buen aspecto. No hay que despertarla mientras hiberna.

Si ha bajado mucho de peso dale un baño con agua fresquita y ve subiendo progresivamente la temperatura para que se vuelva activar. De este modo empieza un nuevo ciclo, como si estuviese en primavera.

Si tu tortuga es recién nacida o muy pequeña la puedes tener dentro de casa pero en un terrario con la temperatura adecuada, alimentándola y controlando su peso de forma diaria.

¿Cómo hibernan las tortugas de agua?

Las tortugas de agua hibernan sumergidas bajo el agua, donde pasan la mayor parte del tiempo durante los meses más fríos.

Cuando las temperaturas bajan el metabolismo de las tortugas también. Su sistema se ralentiza de forma que casi no consumen oxígeno y su ritmo cardíaco es mucho más lento. Por este motivo pueden aguantar tanto tiempo sumergidas bajo el agua.

Hay especies como las tortugas mordedoras o pintadas que se han adaptado a los entornos más fríos y son capaces de obtener oxígeno incluso debajo del agua.

Cuando el cuerpo lo considera necesario la tortuga sale a la superficie para asomar la cabeza y renovar el oxígeno.

Aunque la tortuga esté hibernando si hace un día soleado puede que despierte para salir a tomarlo. La exposición a los rayos ultravioleta es esencial para la salud de la tortuga, ya que le ayuda a absorber vitaminas y minerales.

Durante el estado de hibernación la tortuga está tranquila, sin moverse mucho para no gastar las reservas alimenticias que ha almacenado durante el verano. Pero si hace sol no tengas ninguna duda de que saldrá a tomarlo si le apetece.

Si ya están pasando los meses fríos puedes darle comida para ver si reacciona, pero si no quiere comer esto significa que aún tiene que permanecer en estado de hibernación hasta que llegue la primavera.

Deja un comentario